Clara
Clara Apasionada por la informática y el marketing, Clara le dará todos los consejos necesarios para ser la mejor.

Infografías: No lo cuentes, dibújalo

Infografías: No lo cuentes, dibújalo

– Tengo un plan,- dijo uno de ellos de repente- nunca más volveremos a pasar hambre.

– Lo más importante es organizarnos.

Trató de explicarse, pero nadie parecía entenderle. Al borde de la desesparación, cogió un tizón de la hoguera y allí mismo, en la pared de la cueva, dibujó un esquema de cómo iban a cazar a los mamuts. Así nació la infografía, o no.

Lo que está claro es que el ser humano ha hecho suya la frase “Enséñalo y no nos lo cuentes”. De las cavernas a los primeros mapas del tiempo en los periódicos sólo fue cuestión de tiempo, aproximadamente unos cuantos miles de años.

Quizá la “infografía” más famosa de la historia sea el mapa del metro de Londres que dibujó en 1933 Henri Beck. Por primera vez se realizaba un plano diseñado más para el cerebro humano que inspirado en la realidad. Al fin y al cabo, las infografías no son otra cosa que mapas conceptuales que nos facilitan entender distintas realidades conceptuales del mundo que nos rodea.

Con la crisis de la prensa escrita, el auge de las animaciones y del 3D, las infografías parecían tener las horas contadas. Nada más lejos de la realidad. Las infografías (INFOrmación GRÁFIcA) han demostrado su adaptación perfecta al siglo XXI y su perfecta adaptación a la red.

Debido básicamente a varias razones:

  • A. La infografía se ve de una vez y al instante.
  • B. Al contrario del vídeo no necesita que le dediques tiempo.
  • C. Es atractiva a primera vista.
  • D. No necesita ningún reproductor ni programa específico.
  • E. Es compatible con cualquier plataforma o red social.
  • F. Se comparte fácilmente.
  • G. Se copia, manipula y modifica fácilmente, siendo el contenido base que trituran numerosas webs de “distribuidores” de contenido.

Por eso, cuando esos “dibujitos” parecían estar a punto de morir aplastados por la supertecnología y el movimiento vertiginoso, ahí están, aguantando el chaparrón desde la prehistoria. Pero no nos equivoquemos, eso no quiere decir que sea fácil hacer una buena infografía. No es nada fácil, ni rápido, ni está al alcance de cualquiera. Por eso las buenas son tan copiadas y reproducidas. Pero eso es otra historia y se merece un lugar por sí misma.